¿Qué son las bolas de kegel? Y cuáles son sus beneficios

Las bolas de kegel, a menudo denominadas bolas de ben wa o bolas del amor, son pequeñas bolas circulares con peso que se introducen en la vagina (un poco como un tampón), para ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Cuando se introducen las bolas, los músculos vaginales se contraen para mantenerlas dentro.

¿Cuáles son los beneficios de las bolas de kegel?

Es natural que los músculos de la vagina se debiliten de forma natural con el paso del tiempo o después de acontecimientos como el embarazo, y la debilidad de los músculos del suelo pélvico conduce a la incontinencia urinaria, es decir, a hacerse pis encima.

Nadie quiere pasar por esos momentos embarazosos en los que se sale ese poquito de pis al toser, estornudar o reír. Pero hay formas de evitarlo, y por eso son tan importantes los ejercicios de kegel. Para ejercitar el suelo pélvico, aprieta los músculos como si quisieras evitar hacer pis. Luego suéltalos. Y repite.

Piensa que es un entrenamiento diario para tu vagina, pero sin necesidad de ir al gimnasio. Puedes hacer los ejercicios del suelo pélvico donde y cuando quieras: en tu escritorio, en el tren, donde y cuando se te ocurra. Empieza a hacer unos cuantos al día y ve aumentando poco a poco.

Para un mayor impacto, las pelotas de kegel son la solución. De la misma manera que utilizas las pesas en el gimnasio, las pelotas de kegel te permitirán fortalecer los músculos del suelo pélvico.
Pero eso no es todo…

Tener una mejor salud pélvica es mucho más que aumentar el control de la vejiga. También puede tener un impacto fantástico en tu vida sexual.

Los músculos del suelo pélvico son los que se contraen durante el orgasmo, así que músculos más fuertes = orgasmos más fuertes. ¿Y quién va a decir que no a eso?

Y lo que es mejor, la sensación de las pelotas de kegel dentro de la vagina también produce un cosquilleo y una sensación orgásmica. Por eso se utilizan tan a menudo como juguete sexual. Esta sensación se intensifica cuando te mueves, cuando caminas, te agachas o levantas los brazos. Pero una de las mejores sensaciones es saber que nadie más conoce tu pequeño secreto.

Cómo utilizar las bolas de kegel

Para introducir tu ejercitador de kegel, lávalo con un poco de jabón antibacteriano o limpiador de juguetes y abundante agua tibia. A continuación, sécalas rápidamente con una toalla limpia.

Aplica abundante lubricante tanto en las bolas como en el orificio de la vagina y luego introdúcelas lentamente. La mayoría de las pelotas de kegel vienen con un cordón o bucle para facilitar su extracción, así que asegúrate de que queda fuera de la vagina, como harías con un tampón.

Deberían sentirse cómodas dentro del canal vaginal; si no es así, introdúcelas un poco más.

A continuación, puedes seguir con tu vida cotidiana. Puedes dejarlas dentro hasta 6 horas y tus músculos vaginales se contraerán de forma natural, haciendo su propio ejercicio mientras las bolas descansan dentro de ti.

Muchas bolas de ejercicios kegel vienen con diferentes pesos o bolas intercambiables. Si las tienes, empieza con la más ligera y, después de unas semanas utilizando el peso más bajo, aumenta la intensidad hasta llegar a la más pesada a medida que sientas que tus músculos se fortalecen.

¿Qué bolas de kegel debo comprar?

Los ejercitadores de Kegel están disponibles en muchos tamaños y materiales diferentes, desde los de silicona suave hasta los de metal más pesado. Aquí tienes un breve resumen de algunos de nuestros favoritos.

Las bolas chinas Moressa OSIAN están cubiertas de 100% silicona de alta calidad. Tienen un diseño elegante en tres colores así como un incomparable tacto terciopelo suave y muy confortable. OSIAN ONE es el complemento ideal de entrenamiento del suelo pélvico, especial para mujeres principiantes y/o con inclinaciones de la matriz. Las tienes disponibles desde 12.95€

 

Deja un comentario