10 trucos para durar más en la cama y retrasar la eyaculación

Cómo durar más en la cama

Consejos y trucos para prolongar el placer

Si te preocupa no durar lo suficiente, no eres el único. Por término medio, un hombre tarda entre 5 y 6 minutos en llegar al orgasmo tras un coito vaginal. Y, sin embargo, la preocupación de acabar demasiado rápido en la cama ronda por la mente de muchos hombres.

Es habitual que todos los hombres acaben demasiado rápido de vez en cuando y hay muchas razones diferentes por las que esto puede ocurrir.

La ansiedad es un factor clave, especialmente la ansiedad por el rendimiento sexual. Cuanto más lo pienses y te preocupes por ello, más probable será que acabes rápido o que sufras una disfunción eréctil. Muchos hombres experimentan una eyaculación precoz en algún momento, así que lo primero es tratar de no centrarse en ello y ponerse nervioso, centrarse en cambio en diferentes formas de complacer al otro y prolongar su actividad sexual de otra manera.

La experiencia sexual es otra razón común. Muchos hombres alcanzan el clímax muy rápidamente si no tienen relaciones sexuales con regularidad o si es su primera vez. Pero la eyaculación precoz también puede ser un efecto secundario de los problemas de próstata o de tiroides, así que si ves que se está convirtiendo en un problema grave, siempre es mejor que hables con tu médico.

 trucos para durar más en la cama y retrasar la eyaculación
trucos para durar más en la cama y retrasar la eyaculación

Es importante tener en cuenta que no existe una cantidad de tiempo correcta para que el sexo dure. Eso depende de ti y de tu pareja. Pero si quieres que la diversión dure un poco más, sigue leyendo para conocer algunos consejos y trucos sexuales para durar más en la cama.

1. Practicar más juegos preliminares

El sexo no consiste sólo en la penetración. Haz que los juegos preliminares sean el acontecimiento principal y tómate el tiempo de estimular a tu pareja mediante caricias, bromas, besos y sexo oral, llevándola primero al orgasmo. Incluso puedes introducir una pequeña bala o un vibrador de dedo, recorriendo sus zonas erógenas, incluido el clítoris, para conseguir la máxima estimulación. Esto ayudará a alejar el foco de atención del sexo con penetración y puede ayudar a reducir tu propia ansiedad por alcanzar el orgasmo demasiado pronto.

2. Utilizar preservativos

El sexo seguro debe ser siempre una prioridad, pero la eyaculación precoz es a menudo el resultado de la hipersensibilidad, por lo que el uso de un preservativo grueso puede ayudar a reducir la sensación y a frenar el ritmo. También puedes elegir un preservativo diseñado específicamente para ayudarte a durar más tiempo, como el Durex Extended Pleasure, que está prelubricado con benzocaína, que adormece suavemente la punta del pene y ayuda a retrasar la eyaculación.

3. Masturbación

Llegar al orgasmo una o dos horas antes de la sesión de sexo planeada puede ayudar a reducir la sensibilidad la segunda vez, permitiéndote durar más tiempo.
Cuando te masturbes, también puedes probar el «edging». Llegar al punto del orgasmo y detener la estimulación justo antes del punto de no retorno, permitiendo que se enfríe antes de volver a empezar. Esta técnica de bordeado puede ayudarte a tener un mejor control sobre tus orgasmos.

4. La técnica del apretón

Otra forma de excitación: cuando creas que estás a punto de eyacular, saca la polla y aprieta la cabeza del pene entre el pulgar y los dedos durante 10-20 segundos. Este apretón reducirá el impulso de eyacular.

5. Desacelerar el ritmo

Las embestidas rápidas y fuertes crean una estimulación intensa que puede resultar muy agradable en el momento, pero que puede provocar un clímax más rápido. En su lugar, intenta disminuir la intensidad, con movimientos más largos y lentos.

6. Prueba nuevas posiciones sexuales

Ser creativo y cambiar de posición es una forma estupenda de mantener la pasión, pero te permite hacer un rápido descanso, sobre todo si crees que estás al límite. Pasa de la penetración al oral, antes de pasar a otra posición de penetración. Prueba una posición con ella encima que le permita rozar y estimular el clítoris, pero que tenga menos estimulación directa sobre el pene. Y mientras cambias de posición, puedes probar discretamente la técnica del apretón mencionada anteriormente para calmar su cuerpo durante la transición.

7. Prueba un anillo para el pene

Los anillos para el pene actúan restringiendo el flujo sanguíneo en el pene, lo que da como resultado una erección más larga, más dura y a veces más grande. Prueba uno con un vibrador o con protuberancias estimulantes que se frotan contra el clítoris de tu pareja para obtener el doble de sensaciones.

8. Haz algunos Kegels

Los ejercicios del suelo pélvico no son sólo para las mujeres, ya que el fortalecimiento del músculo pubococcígeo también puede ayudar a los hombres en su rendimiento sexual. Se pueden realizar en cualquier momento, pero lo mejor es incorporarlos a la rutina diaria: inténtalo mientras realizas una tarea cotidiana, como lavarte los dientes, para que se convierta en algo natural. Para realizar los ejercicios de Kegel, contrae los músculos del suelo pélvico como si quisieras evitar orinar. Mantén la contracción durante tres segundos, luego suéltala durante tres segundos y repite. Intenta hacer 3 series de 10 repeticiones al día.

9. Aumenta tu resistencia con un Fleshlight

Los masturbadores Fleshlight, la marca más importante de juguetes sexuales masculinos, son una forma brillante (y muy placentera) de aumentar tu capacidad de aguante. Fabricados con un material patentado llamado Superskin, estos masturbadores están diseñados específicamente para simular la sensación de la piel real y el sexo con penetración, ayudándote a entrenar para durar más y mejorar tu rendimiento en el dormitorio.

10. Prueba los desensibilizadores

Cualquier cosa que ayude a desensibilizar el pene, puede ayudar realmente a retrasar la eyaculación. Hay una serie de aerosoles de retardo y cremas adormecedoras que se pueden aplicar al pene alrededor de 20-30 minutos antes de la actividad sexual que adormecerá suavemente el pene. No obstante, recuerda que debes lavarlo unos minutos antes de la penetración, ya que de lo contrario podrías adormecer a tu pareja internamente.
Cuándo hablar con un médico

Si sigues preocupado, sufres de ansiedad por el rendimiento o descubres que la eyaculación precoz se está convirtiendo en un gran problema en tu vida sexual, siempre es bueno hablar con tu médico de cabecera. Si dejas que la preocupación se acumule, podría empezar a tener un gran impacto en tu propia salud mental e incluso provocar una disfunción eréctil.

Si eyacula regularmente después de menos de un minuto, es posible que se le diagnostique eyaculación precoz. Su médico podrá ayudarle a identificar las causas y recomendarle algunas opciones de tratamiento, como por ejemplo terapia. La psicoterapia con un terapeuta sexual profesional puede ayudar a identificar cualquier problema subyacente que pueda estar causando su eyaculación precoz, como la ansiedad. También puede recomendar la asistencia a sesiones con su pareja para ayudar a aliviar los temores del otro y ofrecer algunas soluciones sobre cómo pueden trabajar juntos.

Medicamentos sexuales

Después de probar otros métodos, el médico puede recetar varios medicamentos.

Un tipo de antidepresivo conocido como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) puede modificar la función sexual y dificultar el orgasmo, por lo que suele utilizarse para tratar la eyaculación precoz.

Al igual que los desensibilizadores mencionados anteriormente, los médicos también pueden recetar cremas anestésicas más fuertes que contienen lidocaína.

Incluso pueden recetar Viagra, que, aunque suele tomarse para la disfunción eréctil, también puede ayudar con la eyaculación precoz.

 

 

Deja un comentario